Personalidades vinculadas a la cofradía

ETAPA ANTERIOR A 1940

D. Pero Ruiz de Alcázar: en el preámbulo de los primeros Estatutos de la Cofradía se dice de él que fue el primer prioste (Hermano Mayor) y quien “inventó” la Cofradía.

D. Ambrosio Suárez Baltodano, canónigo tesorero de la catedral, patrono del Convento y sobrino del obispo don Alonso Suárez de la Fuente del Sauce. En palabras del investigador D. Rafael Ortega Sagrista, Don Ambrosio Suárez gastó la respetable suma de setecientos ducados en la fundación de la cofradía, y se reservó la dignidad de patrono de la misma, cargo que las cofradías formadas por el pueblo llano o pecheros, conferían a determinados señores o personajes del alto clero, para que las representasen y defendieran.

D. Juan Ramos de Ulloa: En el año de 1654 fue nombrado gobernador de la cofradía de la Soledad. Su mandato es el más largo conocido ya que en mayo de 1675 todavía continuaba en el cargo. En su mandato hubo acontecimientos felices y otros oscuros.

En el debe, se cometieron abusos. En el haber, puso orden en el patrimonio de la Cofradía, nombrando contadores para hacer inventario del mismo. También en su etapa se construyó la Capilla de la Soledad en el Convento de San Francisco.

Dª. Ana María Martínez de Domedel: benefactora de la Cofradía, vecina de la calle Hurtado, esquina a María de Molina, quien en 1675 hizo donación de un retablo y lámpara de plata y fundó un patronato a favor de la virgen de la Soledad. Se casó tres veces: con Luis Chacón y Leyva, Andrés Ruiz Garzón y D. Gabriel Custodio Ruiz. Fue madrastra de Francisco Ruiz Garzón, racionero de la Catedral, quien construyó la capilla de la Soledad y fue su primer patrono.

D. Francisco Ruiz Garzón y Viedma: racionero de la catedral, quien desde 1667 inició los trámites para labrar la capilla de la Soledad en el convento de San Francisco. La obra terminó en 1675 y tres años más tarde se convirtió en patrono de la Capilla.

Dª. María de la Gloria Hernández y García de Quesada: esposa del ilustre médico D. Bernabé Soriano. Fue designada Camarera del Santo Entierro a finales del siglo XX y albergó en su casa la imagen del Cristo Yacente hasta su muerte en 1904.

D. Bernabé Soriano de la Torre: médico. Ocupó diferentes puestos en las directivas de varias cofradías y asociaciones religiosas, especialmente en la de Nuestra Señora de la Capilla, a la que estaba muy ligado por motivos familiares. Ingresó en la Santa Capilla de San Andrés el 19 de noviembre de 1882, de la que fue Gobernador en 1886 y 1902, y Consiliario de elección en 1884 y 1898.

Acogió en su casa desde la última década del siglo XIX hasta su muerte la imagen del Cristo Yacente, tanto en la plaza de las Cruces como posteriormente, al mudarse, a la carrera de Jesús, concretamente la casa que fue palacio de los Vizcondes de Los Villares y que se ubicó aledaña al convento carmelita hacia la catedral.

Dª. Ermila Lucini Cobos: nuera de don Bernabé Soriano. Fue durante muchos años camarera del Cristo Yacente, dedicación heredada de sus suegros y que continuó al menos documentalmente hasta 1951. En 1925 donó la urna con la que procesionó desde este año hasta 1957, la misma se salvó porque fue guardada en su casería de Jabalcuz durante la guerra civil. Recibió el tratamiento de Cofrade de Honor. Tras la guerra civil trasladó su residencia a Madrid donde murió en 1972.

ETAPA DE LOS REFUNDADORES (1940-1981)

D. Juan López Aguilar: Gobernador (1940-1941 y 1949-1958). Nació en Jaén, en el barrio de San Ildefonso, el 29 de julio de 1914. En 1929 entró como aprendiz en la popular mercería “Casa Almansa”. Siete años más tarde se establecía en la calle Ramón y Cajal con un comercio hoy tradicional en Jaén, “La Verdadera”. La biografía de esta personalidad sería incompleta si no se citara su implicación en la caridad, en asociaciones como Estanislaos de Koska, Juventud de Acción Católica, Mesón de Caridad o Amigos de los Pobres.

Tras la Guerra Civil siendo Secretario de la Congregación de la Vera-Cruz promovió la segregación de la procesión de la Soledad, fue en su domicilio donde se constituyó la misma y fue él su primer Gobernador.

De los datos que nos ofrecen las mermadas actas de la Cofradía y otros documentos se deduce que el señor López Aguilar desempeñó estas funciones:

  1. 1940-1941 Gobernador
  2. 1941-1948 Secretario en el gobierno de D. Ángel Pastor Rubio
  3. 1948-1949 Secretario en el gobierno de D. Pedro Barajas Moreno (cargo al que fue propuesto D. Enrique Torres y que declinó)
  4. 1949-1958 Gobernador
  5. 1959-1968 Consiliario 1º
  6. 1968- 1970 Consiliario 2º (la ausencia de documentos a partir de 1970 nos impiden saber hasta qué fecha estuvo colaborando)

Su trabajo en la Cofradía fue reconocido por personajes tan destacados como: D. José Chamorro Lozano, D. José Muñoz Maldonado o D. Antonio Amate García.

D. José Chamorro Lozano: refundador de la Cofradía. Nació en Jimena (Jaén) el 29 de enero de 1915. Estudió Magisterio pero estuvo desde muy joven vinculado al periodismo: a los 18 años ingresó en el periódico “El Eco de Jaén”, y en 1941 en el diario Jaén, en el momento de su creación. En este periódico fue director desde 1961 hasta 1975. Sin embargo su dedicación en el mundo del periodismo constituyó un complemento a su trabajo como funcionario en el Cuerpo Técnico de la Administración Local de Jaén. Fue nombrado consejero del Instituto de Estudios Giennenses en 1960 y académico correspondiente de la Real Academia de la Historia en 1963. Fue desde el 20 de diciembre de 1974 el cronista oficial de la Provincia. Entre sus publicaciones no debemos olvidar la “Guía artística y monumental de la ciudad de Jaén”, editada en 1954.

Ingresó en la hermandad desde el mismo momento de su refundación. En la primera junta de gobierno de la refundada cofradía de la Soledad tuvo el cargo de secretario. En 1941 cambió su puesto por el de cronista oficial, en 1949 mantenía este cargo al que se unió el de alcalde 3º. En 1951 ostentaba la dignidad de alcalde 1º. Se mantuvo en la Cofradía al menos hasta 1995.

Falleció el 15 de abril de 2006.

D. Mariano Lorite Montoro: Muchos años fabricano general. D. Mariano Lorite fue un cofrade ejemplar. Su dedicación fue grande, incluso asumió las más diferentes funciones y cometidos como el cobro de las cuotas cofrades, la venta de lotería, el cuidado de la Capilla,…

Largamente alabado por quienes les conocieron, destacamos estos comentarios:

  • De don Luis Escalona Cobo, la Cofradía del Yacente “se honra de haber tenido uno de los fabricanos mejores de la Semana Santa”… “con su labor sorda y callada, sin alharaca, sin ostentaciones, sin gritar llevando el paso del Yacente”… “Raro era el día en que no estaba en San Ildefonso y a veces en la capilla de los titulares”.
  • Fabricano en la época que era gobernador don José Muñoz Maldonado, también fue elogiado por éste: “era un trabajador incansable y que me ayudó y animó tanto”.
  • El tercer dato nos lo da D. Francisco José Latorre: “todos los días se pasaba por la capilla de la Soledad a reponer las velas de su lampadario”.
  • Su sucesor en el cargo de Fabricano General, D. Francisco Jiménez Delgado, destacó en su pregón “Soledad” su ejemplar servicio y entrega: “Pasé las horas muertas escuchando cuentos, historias y anécdotas de su porte humilde, del quehacer de un fabricano de pro. Sabio de la madera, describía trozo a trozo las excelencias de los tronos de la generación de los Castillo. Conocía cada tuerca, cada trozo de candelabro, cada ensamble y cada resquicio como si de su vida se tratara…D. Mariano Lorite idealizó en mí al cofrade humilde, trabajador y servidor de sus hermanos”.
  • Pese a que cuatro días antes había votado en contra de que la procesión de la Soledad se segregara de la Congregación de la Santa Vera Cruz, en la primera Junta de Gobierno de la refundada cofradía de la Soledad desempeñó el cargo de muñidor. En 1946, 1948, 1963 y 1969 pertenecía a la Junta de Gobierno aunque en los documentos no se menciona el cargo.
  • Hasta su fallecimiento nuestro sempiterno fabricano general formó parte de la Junta de Gobierno de la Soledad. Su muerte, acontecida a comienzos de los años ochenta causó conmoción en el mundo cofrade, haciéndose eco de la misma en el boletín de Semana Santa. Durante muchos años, el sábado santo, los miembros de la Junta de Gobierno bajaban al cementerio para depositar en su tumba flores de la procesión del día anterior.

D. Enrique Torres Arroyo: Miembro refundador de la Cofradía. Tuvo una larga trayectoria en la Junta de Gobierno de la Cofradía. Comenzó su colaboración en 1940 desempeñando el cargo de fiscal, desde esta fecha se sabe que estuvo en la Junta de Gobierno pero se desconoce el puesto, sólo en años esporádicos (1959, 1960 y 1970) se especifica su función como Alcalde.

D. José Muñoz Maldonado: Gobernador (1968-1981). Ingresó en la Cofradía de la Soledad en el mismo día de su refundación, el 15 de febrero de 1940, ostentando el cargo de mayordomo. El 28 de mayo de 1949 fue propuesto como alcalde 2º. En 1968 tomó el cargo de Gobernador cesando en el mismo el 3 de noviembre de 1981.

Rvdo. Sr. D. José Vera Mármol: párroco de San Ildefonso y capellán de la Cofradía de la Soledad. Nació en Andújar el 15 de marzo de 1888. Se ordenó sacerdote en 1911. Tras ser párroco en Baeza y Arjonilla en 1925 ingresó por oposición como párroco en San Ildefonso. Ello le llevó a ejercer una labor muy activa en distintos cometidos parroquiales y diocesanos.

Durante la Guerra Civil fue encarcelado y procesado. Tras la misma regresó a San Ildefonso donde desempeñó una importante actividad que duró hasta 1956, fecha en la que fue sustituido por D. Manuel Maroto Castro. Falleció en 1970.

A nivel cofrade su papel fue decisivo para fusionar en 1926 las dos cofradías de la Virgen de la Capilla e impulsar Su Coronación en 1930. Tras la Guerra Civil cooperó en el relanzamiento de la Congregación de la Vera Cruz, y demás cofradías como la Divina Pastora o como la Sacramental de San Ildefonso.

En relación a la Cofradía de la Soledad formó parte de la primera Junta de Gobierno tras la refundación, en calidad de Consiliario. Ofició numerosos cultos y procesiones del Viernes Santo hasta su cese como párroco de San Ildefonso.

En 1949 recibió agradecimiento público por parte de la Cofradía de la Soledad de la mano de su gobernador D. Pedro Barajas y en 1956 fue distinguido como Capellán de Honor.

D. Ángel Pastor Rubio: Gobernador (1941-1948). Nació el 4 de septiembre de 1896 en Alcázar de San Juan. Regentó un almacén de paquetería sito en la calle Cerón 19. En 1941 relevó a don Juan López Aguilar en el cargo de Gobernador. Con éste último compartía también menesteres profesionales ya que eran socios en el comercio “La Gran Verdadera”. En 1945 D. Pedro Barajas Moreno y él cedieron a la Cofradía un manto de terciopelo negro bordado en oro, cuatro candelabros, un puñal de plata sobredorada y una corona en plata sobredorada y pedrería. Cesó el 13 de mayo de 1948. Recibió el nombramiento de Gobernador Honorario en 1949. Falleció el 16 de octubre de 1960 en Jaén.

En la sesión de la Junta de Gobierno de 15 de noviembre de 1960

se acordó conste en acta el sentimiento por el fallecimiento de D. Ángel Pastor Rubio, benefactor de esta Cofradía en la que como gobernador prestó su apoyo y ayuda con tanto interés y que se aplique una misa por el eterno descanso de su alma.

D. Pedro Barajas Moreno: Gobernador (1948-1949). Al año de la refundación de la entonces “Cofradía de Siervos de la Soledad y Santo Entierro”, D. Pedro Barajas Moreno ocupaba el cargo de Tesorero, constando su cuñado D. Antonio Serrano Pérez entre los miembros de la Junta de Gobierno. Su labor en la cofradía estuvo unida a la de su amigo y socio D. Ángel Pastor Rubio, por entonces gobernador. Así en 1945 donaron a la Virgen un manto de terciopelo negro bordado en oro, cuatro candelabros, la corona en plata sobredorada y pedrería, y un puñal también de plata sobredorado. A partir de 1946 se embarcaron en un proyecto de reforma de la capilla que había sido cedida por la parroquia y que culminó el Domingo de Resurrección día 17 de abril de 1949 con su inauguración. Pero ya el 13 de mayo de 1948 D. Ángel Pastor había dejado el puesto de gobernador en favor de D. Pedro Barajas, quien a su vez lo mantuvo un año justo, siendo relevado por D. Juan López Aguilar, hasta entonces secretario. En el día de su cese recibió el reconocimiento del capellán D. José Vera Mármol por su labor, destacando de forma especial la reconstrucción de la Capilla. D. Ángel Pastor y D. Pedro Barajas prestaron a la Cofradía una suma de 56.867’33 pesetas para diversos fines entre los que estaba la compra del manto y de la corona, en el día de su cese D. Pedro Barajas tuvo un último gesto hacia la Cofradía al declarar saldada la deuda que la Cofradía tenía con D. Ángel Pastor y con él mismo por la compra del manto y de la corona ya que se los reservaron en propiedad, sin embargo estos enseres los dejaron en todo momento a disposición de la Cofradía. En 1949 D. Pedro Barajas fue nombrado gobernador Honorario. Con este broche de oro finalizó su vinculación efectiva con nuestra Cofradía, aunque a título nominal siguió siendo Vocal de Honor en las Juntas de Gobierno de 1959 y 1960. Es un hecho singular que el Señor llamara a Su presencia a D. Pedro Barajas (y al primer secretario de la Cofradía D. José Chamorro Lozano) el día más emblemático de la Cofradía, el Sábado Santo, de 1985.

D. Sebastián Barajas Moreno tuvo dos pasiones en su vida, el fútbol del que fue Presidente de la Federación jiennense y su Virgen de la Soledad. Cofrade desde 1940 continuó como tal hasta su defunción en 2003. Aunque ya era hermano mayor del paso de la Soledad en 1956 existen fotos de los años cuarenta que evidencian que ya en esta época ejercía esta función, su dedicación fue muy duradera cesando en 1981. Realizó donaciones entre las cuales destacó el manto que estrenó la Virgen en 1956, el escudo del manto y los respiraderos del antiguo paso. Se cuenta como anécdota que junto a D. Antonio Amate y D. Mariano Lorite compró terciopelo para hacer el manto, lo cosieron en las Dominicas pero una vez probado se dieron cuenta de que le sobraban 5 metros, por lo que tuvieron que reformarlo de lo grande que era. El gobernador D. Antonio Amate reconoció su desvelo por la Cofradía y su ayuda inestimable en todos los proyectos a que hubiera lugar en deferencia a su Virgen. La gobernadora Dª Mª Ángeles Casanova y su hermana Dª Asunción, también miembro de la Junta de Gobierno, lo visitaron en enero de 2003 regalándole una fotografía de su querida Virgen, lo cual agradeció sinceramente; todas las noches besaba el retrato, incluso en momentos de debilidad pedía que se lo acercaran para besarlo. En septiembre de este año falleció y la familia decidió que la fotografía se quedara en sus manos.

Dª. Manuela Barajas Moreno, “Manolita” para quienes la conocieron. Era una mujer inteligente y enérgica. Fue el motor de la familia, ella tiraba de sus hermanos para emprender iniciativas por la Cofradía. En el trabajo de Camarera, Dª. Manuela estaba sola, únicamente se valía de su costurera, Agustina, que trabajaba para toda la familia. Dª. Manuela tejía, era buena tejiendo, iba a Málaga, veía los adornos florales de allí y los copiaba. Encargaba la tela a la Madre Carmen de las Dominicas. Después vino la moda del plástico, encargó muchas flores de este material que con el tiempo fueron a parar a las Madres Dominicas quienes fueron las custodias de los enseres de la Cofradía en la etapa de camarera de Dª. Manuela.

Dª Manuela invitaba para la procesión del Viernes Santo a sus cuñadas Dª. Aurora Serrano Pérez, esposa de D. Pedro, a Dª. Carmen Cantero Téllez, esposa de D. Sebastián, a Dª. Ángela Cabezudo Sánchez, esposa de D. Antonio y a Dª. Francisca Rojas.

Ya en 1949 era camarera de la Virgen cuando recibió un reconocimiento de la Junta de Gobierno de la Cofradía, una foto de Nuestra Señora de la Soledad con una leyenda de agradecimiento por sus servicios. Sin embargo su devoción fue anterior, de modo que ya en 1945 había donado la antigua saya procesional. Sus donaciones fueron numerosas, así en 1973 costeó un mandil y unos manguitos de terciopelo negro bordados en oro y al año siguiente sufragó el bordado en oro del vestido de Nuestra Señora. En 1981 dejó el testigo a Dª. Mª. Ángeles y Dª. Mª. Asunción Casanova.

D. Francisco Jiménez Delgado destacó su labor hacia la Cofradía con estas sentidas palabras:

Manolita Barajas Moreno es el ejemplo de la constancia, la delicadeza y la elegancia cofrade.

D. José Brandi Gámez: Cuñado del gobernador D. Antonio Amate (su hermana fue la esposa de Amate).

Los cargos que ocupó en nuestra hermandad se resumen en los siguientes:

Al menos desde 1949 formó parte de la Junta de Gobierno, como tesorero, cargo que ostentó hasta 1959. En 1960 pasó a ser Alcalde 1º, durante los años 60 se ignora el puesto que desempeñó, no así en 1970 en el que se expresa su función de Alcalde del Santísimo Cristo Yacente.

El 15 de noviembre de 1960 hubo Junta General en la cual los reunidos acordaron

voto de gracia al Sr. Brandi Gámez y el sentimiento por el cese en el cargo de tesorero que tantos años y tan acertadamente desempeño.

También fue elogiado por don Juan López Aguilar por su entrega a la Cofradía.

D. Antonio Amate García: Gobernador 1958-1968. Tercer gobernador de la Cofradía tras su refundación. Creó en 1936 la óptica Amate. Al margen de la Cofradía de la Soledad, fue miembro destacado de la Junta de Gobierno de la Cofradía de la Virgen de la Capilla. Su permanencia en nuestra Hermandad ha sido dilatada así su nombre ya fue propuesto el 28 de mayo de 1949 como vice-secretario. En esta etapa don Juan López Aguilar elogió públicamente su entrega por la Cofradía. Su labor continuó durante los años 50. En 1956, formando parte de la Junta de Gobierno de la Soledad, promovió un intento de renuncia al turno procesional del Santo Entierro que se frustró. Fue elegido gobernador en 1958. En el mismo año realizó el encargo del Cristo Yacente.

En la Junta General de 1960 (ahora denominada Asamblea) recibió el reconocimiento de los asistentes

por la labor desarrollada sin precedentes en la historia de nuestra hermandad.

En 1964 estuvo presente al acto de consagración de la mesa del altar de la capilla de la Soledad. En el último período de su mandato fue encargada la imagen de San Juan Evangelista. Finalizado su mandato siguió perteneciendo a la Junta de Gobierno, concretamente en 1969 y 1970 fue Consiliario. En los años ochenta costeó la vara dorada que porta el Gobernador.

D. Emilio Morillas Burgos: fue Secretario de la Cofradía durante décadas. Regentó el Hotel Suizo, lugar donde en ocasiones la Cofradía tenía sus juntas. También lo fue de la Agrupación de Cofradías, cargo que abandonó en 1955. Al menos desde 1955 fue secretario de la Hermandad hasta 1970 que pasó a ser Alcalde del Santísimo Cristo Yacente.

D. Rafael Ortega Sagrista: (1918-1988) Nació en Jaén el 13 de enero de 1918 en el seno de una familia muy enraizada en la sociedad local. Aunque su dedicación profesional fue técnico de Hacienda, su devoción a la historia le llevó a compaginar su profesión durante ocho años con la de profesor de historia en la Universidad Central de Madrid. Pero en 1960 regresó a Jaén lo que facilitó la intensificación de sus investigaciones sobre las costumbres, tradiciones y folklore de nuestra tierra. Trabajó en las tareas de organización del Archivo Diocesano y de la capilla de San Andrés. Culminó su labor profesional como subdelegado de Hacienda, en el campo vocacional llegó a ser Correspondiente de la Real Academia de la Historia y Consejero de Bellas Artes de Jaén. Fue académico de varias instituciones, consejero del Instituto de Estudios Giennenses y cronista e investigador de varias cofradías de la ciudad.

En relación al mundo cofrade, su discurso de ingreso en el Instituto de Estudios Giennenses en 1956 constituyó un hito para el conocimiento de la historia de las cofradías de la localidad. A este ensayo siguieron muchos más de Jaén y provincia.

Al margen de su investigación cofrade escribió otras publicaciones, la mayoría de temática religiosa y costumbrista.

Ha sido un lujo para nuestra Cofradía haberlo tenido como cronista, secretario y vestidor durante 32 años; pero su contribución mayor la dejó para el final ya que al año de cesar en la Junta de Gobierno de la Cofradía de la Soledad concluyó su “Historia de la Cofradía de la Transfixión y Soledad de la madre de Dios”, una joya de la investigación histórica por su dificultad técnica y por los numerosos datos que contiene.

Rvdo. Sr. D. Manuel Maroto Castro: sustituyó como prior de San Ildefonso a don José Vera Mármol en 1956. Desde este año hasta 1980 fue Capellán y Director Espiritual de la Cofradía de la Soledad. Entre las actividades más importantes organizadas por la Cofradía en las que estuvo presente destacan:

  • La conferencia sobre la Sábana de Turín que él presentó y que pronunció el conde de la Quintería el 9 de abril de 1960.
  • La consagración de la mesa del altar de la capilla del Cristo Yacente, ejercida por don Juan Montijano en 1964 y asistida por D. Manuel.
  • Como párroco de San Ildefonso asistió en numerosas ocasiones a la procesión de la Soledad y del Santo Entierro.
  • Tras varios años en los que se perdió el septenario como culto de la Cofradía, él lo restauró en 1969.

Tuvo, en definitiva, una personalidad enérgica y afable que le llevó a ser respetado y bien considerado por sus feligreses.

D. Constantino Unghetti Álamo: escultor. Nació en Castellar (Jaén), el 24 de enero de 1923. Se inició en la talla de la madera junto a su padre. A los 19 años, estando en el servicio militar ganó su primer premio en una exposición de artesanía. Se graduó en El Círculo de Bellas Artes de Madrid. Trabajó en el Instituto de Estudios Giennenses, en la Escuela de Artes y Oficios, en el taller de restauración del Museo Provincial y en la dirección del Museo de Arte y Costumbres Populares. En el 2001 ingresó como consejero en el Instituto de Estudios Giennenses, y fue nombrado “Hijo Predilecto” de Castellar.

La Diputación Provincial y la Obra Social de la Caja de Jaén le dedicaron en 2010 una exposición titulada “presencia e identidad escultórica de Constantino Unghetti Álamo”.

Muchos de sus trabajos de madera, piedra o bronce son visibles en nuestra capital:

TÍPO OBRA UBICACIÓN
IMAGINERÍA Cristo Yacente Iglesia San Ildefonso
IMAGINERÍA Manos para la Soledad Iglesia San Ildefonso
IMAGINERÍA Cristo Rey Colegio Cristo Rey
IMAGINERÍA Cristo Resucitado Iglesia S. Juan Bosco
MONUMENTO Niño con perro Plaza de S. Bartolomé
MONUMENTO D. Emilio Cebrián Parque de la Victoria
MONUMENTO D. Quijote y Sancho Los Prados
MONUMENTO Donantes de Sangre Avenida de Madrid

Respecto a la Cofradía de la Soledad, en 1958 se le encargó la imagen de un nuevo Yacente que concluyó el año siguiente. El 24 de marzo de 1959 fue nombrado Hermano Mayor Honorario del Santísimo Cristo Yacente. En 1961 hizo unas nuevas manos a la Virgen de la Soledad. Acudió al Via Crucis del miércoles de ceniza del año 2006 acompañando en su recorrido y en la celebración al Santísimo Cristo Yacente. En el marco del cincuentenario del Cristo asistió al pregón “Soledad” en el que nuestra Junta de Gobierno le tributó un cálido reconocimiento, en este mismo año fue homenajeado por la Cofradía en la conferencia que su hija, Dª. Paz Unghetti, realizó sobre la realización del Cristo Yacente.

D. Juan Abascal Fuentes: escultor sevillano (26 julio de 1922- 4 agosto de 2003). Fue profesor numerario de la Escuela Superior de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría. En 1975 fue nombrado Académico y alcanzó el grado de doctor en 1983. Recibió numerosos premios entre los que destaca el Martínez Montañés 1953-1954.

Su obra se insertó en la línea imaginera sevillana del barroco, con una peculiar atención en los aspectos más emotivos.

Su producción se encuentra dispersa en buena parte del territorio andaluz, fundamentalmente Sevilla, Huelva y Jaén, así como en Extremadura, Murcia e incluso América. Un capítulo notable de su trayectoria fueron asimismo las restauraciones, realizadas buen número de ellas en nuestra ciudad.

Los trabajos realizados en la capital se resumen en los siguientes:

AÑO TALLA ACTUACIÓN
1961 Cristo de la Expiración Restauración
1961 Cristo Yacente Restauración de la policromía
1961 Soledad Policromía de las manos
1961 San Juan, Sto. Sepulcro Restauración
1963 Virgen de las Siete Palabras Restauración de la mascarilla
1966 Cristo del Sto. Sepulcro Ejecución de la talla
1967 Grupo escultórico del Cristo del Amor Ejecución de las tallas
1968 San Juan, Soledad Ejecución de la talla
1971 Cristo de la Oración en el Huerto Ejecución de la talla
1981 Virgen de las Siete Palabras Restauración

D. Juan López Barreto: modelo inspirador de la imagen de San Juan Evangelista. Nació el 3 de Noviembre de 1943 en Sevilla. Fue alumno de D. Juan Abascal Fuentes en la Academia de Bellas Artes Santa Isabel de Hungría de Sevilla en la que se doctoró. Es notable pintor, fue profesor de la Escuela de Valencia, catedrático de Artes Plásticas en la Escuela de Diseño Gráfico, más tarde Director de la misma, actualmente es académico de la Real Academia de Santa Isabel de Hungría.

D. José Muñoz Maldonado: Gobernador (1968-1981). Ingresó en la Cofradía de la Soledad en el mismo día de su refundación, el 15 de febrero de 1940. En la primera junta de gobierno de la refundada Cofradía de la Soledad tuvo el cargo de mayordomo. El 28 de mayo de 1949 fue propuesto para Alcalde 2º de la Cofradía. En 1968 tomó el cargo de Gobernador cesando en el mismo el 3 de noviembre de 1981.

D. Ángel Fuentes Lesmes: Gobernador (1996-2002). Se inscribió en la Cofradía en el curso cofrade 1976-1977. Su primera función fue la de Alcalde de nazarenos, posteriormente continuó como fabricano del Trono de la Santísima Virgen de la Soledad hasta su incorporación como Gobernador. En 1982 se encargó de preparar a los niños que formaban la banda de tambores de la Cofradía. En la etapa de Muñoz Corredor fue delegado por éste para representar a nuestra Hermandad en la Agrupación de Cofradías y en otros menesteres. Consiguió una victoria muy ajustada en las primeras elecciones tras la aprobación de los actuales Estatutos. Su etapa como Gobernador resultó muy fructífera ya que incorporó una nueva Junta de Gobierno que impulsó las distintas vocalías, se adquirieron enseres y se forjó el actual orden de procesión de la Soledad. Tras su mandato la gobernadora Casanova le designó Vocal de Formación y el gobernador F. M. del Águila Consiliario. En noviembre de 2009 ocupó el cargo de Vocal de Manifestaciones Públicas sin embargo al año siguiente renunció. El 30 de octubre de 2009 pronunció el Pregón Extraordinario de Exaltación al Santísimo Cristo Yacente, con motivo del cincuentenario de su bendición. Se le tributó un sentido homenaje tras el acto del Pregón “Soledad” de 2011.

D. Juan Carlos Alfonso Víctor María de Borbón y Borbón-Dos Sicilias: rey de España y Jefe del Estado desde 1975 a 2014. Aceptó en 1976 el cargo de gobernador honorario de la Cofradía de la Soledad.

ETAPA POSTERIOR A 1981

Dª. María de los Ángeles Casanova Cárdenas: Gobernadora (2002-2008). Sus comienzos en la Cofradía se debieron a D. Francisco José Latorre quien era compañero de trabajo de su hermana Dª Mª. Asunción. D. Francisco las animó a colaborar como camareras de la Virgen, puesto en el que fueron nombradas el primero de mayo de 1981 y que desempeñó hasta 2008. Formó parte de las Juntas de Gobierno que juraron en 1996 y en 1999 en calidad de Administradora y camarera de Nuestra Señora de la Soledad. En marzo de 2002 fue elegida gobernadora de la Cofradía, siendo pionera en este puesto entre las cofradías de Jaén. En 2008 expiró su segundo mandato, que como el anterior continuó la línea marcada desde 1996, de orden y seriedad en la procesión y de gestión económica equilibrada. Su desvelo por la Cofradía ha sido digno de encomio. Fue propuesta por el Gobernador Pegalajar para formar parte del Cuerpo de Camareras e incluso para realizar el Pregón Soledad de 2012 pero denegó ambas ofertas. Como quiera que la falta de tiempo para elaborar su pregón fue la causa de que desestimara el del 2012 fue nuevamente requerida en el mismo “Pregón Soledad” de 2012 para pregonar el del 2013, en esta ocasión aceptó dicha solicitud y no defraudó las expectativas. En septiembre de 2012 recibió el “galardón especial del jurado” en una gala promovida por el Diario Jaén que con el nombre “Galardones a una vida cofrade” daba reconocimiento al compromiso cofrade. Vocal de la Agrupación de Cofradías desde 2002 actualmente está al frente de la vocalía de Caridad y Convivencia.

Dª. María Asunción Casanova Cárdenas: De igual manera que su hermana melliza, ha sido camarera de la Cofradía desde el 1 de mayo de 1981 hasta 2008. Fue Secretaria de la Cofradía, en los años noventa, en el mandato de D. José Muñoz Corredor. Siguió en el puesto de Secretaria de la Cofradía en el primer mandato de D. Ángel Fuentes. Formó parte de la Junta de Gobierno que juró en 1999 en calidad de camarera de Nuestra Señora de la Soledad. Tras las elecciones del 2002 de nuevo fue designada Secretaria de la Cofradía. Desde 2005 a 2008 ocupó el cargo de vicegobernadora. Costeó una gran cantidad de sufragios y donaciones junto a su hermana (buena parte de los cuales no han querido dar a conocer) como la restauración de la corona de plata sobredorada de 1945.

Ilmo. Monseñor D. Manuel Bueno Ortega: Presbítero. Nació en Torredonjimeno el 29 de agosto de 1935. Se ordenó sacerdote el 29 de junio de 1959 en Jaén. En su trayectoria sacerdotal ha ejercido muy diversos ministerios entre los que destacamos:

Delegado Diocesano de Misiones, Párroco de Cristo Rey (Jaén) desde 1972, Profesor del Seminario, Párroco de San Ildefonso desde 1997, Vicario General y Moderador de la Curia, Profesor de la Escuela de Magisterio, Canónigo desde 1996.

El 1 de abril de 2011 el papa Benedicto XVI le concedió el título honorífico de Prelado de Honor y con fecha 5 de septiembre fue nombrado Capellán de la Clínica “Cristo Rey”.

La relación con la Cofradía ha sido intensa y dilatada. Ha sido desde 1997 hasta 2011 nuestro capellán y como tal ha predicado muchos de los cultos de la Cofradía y ha acompañado a nuestros titulares en las procesiones del Viernes Santo, además de charlas formativas y tantos eventos como se requería su presencia. Cabe destacar su asesoramiento y apoyo incondicional a la Junta de Gobierno durante el proceso de restauración de la imagen de la Soledad. En 2002 le fue impuesta la medalla de la Cofradía.

D. Antonio Bernal Redondo: En el año 2000, junto a D. Francisco Romero Zafra esculpió la actual imagen de Nuestra Señora de la Soledad a semejanza de la de D. Alfredo Muñoz Arcos.

Nació en Córdoba en 1957. Se graduó en Artes en 1976, pero no fue hasta 1990 cuando se orientó hacia la creación de imágenes. Su técnica está inserta en el neobarroco, caracterizándose por la expresividad y precisión anatómica, especialmente en los ojos.

Amén de Nuestra Señora de la Soledad, en Jaén ha tallado el grupo escultórico de la Santa Cena(2006) y Nuestra Señora de Caridad y Consolación (1999).

D. Francisco Romero Zafra: Coautor junto a D. Antonio Bernal de la talla de Nuestra Señora de la Soledad.

Nació en La Victoria (Córdoba) el 25 de marzo de 1956. De formación autodidacta, comenzó su carrera artística tardíamente, en 1990, con la realización de la cordobesa imagen de María Santísima del Rocío y Lágrimas. A partir de ahí su producción se fue propagando: Jaén, Córdoba, Granada, Málaga, Badajoz, Ciudad Real o Tenerife. Su obra se caracteriza por los siguientes rasgos: grandes y expresivos ojos, labios carnosos, fuerza en el movimiento y potente cuello en las imágenes masculinas y dulzura en las tallas femeninas.

Cuatro años después de tallada la imagen de la Soledad, efectuó la restauración del Cristo Yacente.

D. Francisco Manuel del Águila Ayllón: Gobernador (2008-2012). Nació en Jaén el 7 de abril de 1975. Ya en 1995 se presentó en la candidatura de D. José María Francés para desempeñar el cargo de Vocal de cultos. Trece años después fue elegido Gobernador. En su legislatura se introdujeron abundantes novedades como la reaparición de San Juan Evangelista en la procesión, el culto a Nuestra Señora de la Piedad o la celebración del 50 aniversario del Santísimo Cristo Yacente. En el final de su mandato se produjo una fuerte crisis económica. Se volvió a presentar en la siguiente elección a Gobernador (enero de 2012) pero no obtuvo el respaldo de la mayoría de los cofrades.

En calidad de compositor musical estrenó una Misa de Requiem en Do menor en el Recital-Oración de la Coral Polifónica de San Ildefonso en honor al Cristo Yacente.

D. Jesús María Pegalajar Cano: Gobernador (2012-hoy). Comenzó su servicio a la Cofradía en 2008 trabajando como vocal de Manifestaciones Públicas. En noviembre de 2009 fue designado Secretario General y Vocal de Comunicación y Publicaciones, en estos cargos trabajó hasta el final del mandato del gobernador Del Águila. Decidió presentar candidatura para las elecciones de enero de 2012 recibiendo un amplio respaldo de los cofrades. Su mandato se vio condicionado por la subsanación de la deuda económica, al tiempo promovió la restauración del patrimonio que se encontraba deteriorado, la incorporación de los enseres que les faltaba al paso de Nuestra Señora de la Soledad y el incremento de su ajuar. Su conocida y no disimulada devoción hacia Nuestra Señora de la Piedad le llevó a promover un acuerdo para conseguir que la Diputación Provincial cediera el grupo escultórico a la Cofradía y promover una captación de recursos económicos para restaurarla.

Los comentarios están cerrados.